Cinco síntomas que no se deben ignorar frente a un probable cáncer de garganta

El cáncer de garganta es un concepto general que es utilizado para el cáncer que se desarrolla en la garganta (faríngeo o laríngeo). Existen diferentes tipos según el origen de la enfermedad, según explica Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

El consumo de tabaco y de alcohol excesivamente, infecciones virales, dieta sin frutas ni verduras, enfermedad por reflujo gastroesofágico y la exposición a sustancias tóxicas en el trabajo son algunos de los factores de riesgo que contribuyen a este tipo de cáncer.

  • Cáncer nasofaríngeo: inicia en la nasofaringe (la zona que está ubicada detrás de la nariz).
  • Cáncer orofaríngeo: inicia en la orofaringe (parte de la garganta ubicada detrás de la boca).
  • Cáncer hipofaríngeo (cáncer laringofaríngeo): empieza en la hipofaringe (zona inferior de la garganta, ubicada arriba del esófago y la tráquea).
  • Cáncer glótico: inicia en las cuerdas vocales.
  • Cáncer supraglótico: comienza en la parte superior de la laringe. También incluye el cáncer que afecta la epiglotis.
  • Cáncer subglótico: comienza en la parte inferior de la laringe, debajo de las cuerdas vocales.
  • Síntomas

    Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, señala los síntomas comunes del cáncer de garganta:

    • Dolor de garganta, que no mejora.
    • Una protuberancia en el cuello.
    • Dolor o zumbido en los oídos.
    • Dificultad para tragar.
    • Dolor de oído.

    Sobre esa misma línea, Vida Lúcida menciona otros síntomas que también se pueden presentar y a los que se debe prestar atención. En caso de identificarlos, hay que consultar inmediatamente a un médico:

    1. Pérdida de peso.
    2. Cambios en la voz.
    3. Tos.
    4. Hemorragias nasales.
    5. Dolores de cabeza.

Otros tipos de cáncer

Cáncer de pulmón

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el cáncer de pulmón empieza en los pulmones, pero puede diseminarse a los ganglios linfáticos o a otros órganos del cuerpo. Igualmente, esto puede suceder con otros cánceres y trasladarse a los pulmones.

Esta enfermedad puede padecerla cualquier persona en el mundo; sin embargo, existen algunos factores que aumentan el riesgo de contraerla. Por ejemplo, estar expuesto al asbesto, arsénico, cromo, berilio, níquel, hollín, alquitrán, radiación, infección por VIH, contaminación del aire o inhalación pasiva de humo de tabaco.

El cáncer de pulmón es la causa principal de muertes por cáncer en el mundo, de acuerdo con los datos de Mayo Clinic.

En esta enfermedad existen dos tipos: cáncer de pulmón de células pequeñas y cáncer de pulmón de células no pequeñas. Este último es el más común en los pacientes. Aunque ambos se desarrollan en el mismo lugar, crecen de forma diferente y su tratamiento también lo es.

Cáncer de piel

Existen tres tipos de cáncer en la piel: carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma. Los dos primeros son los más comunes y tienen probabilidades altas de curación. Se caracterizan por provocar desfiguración. El tercero es el melanoma y es el más peligroso. Es el tipo de cáncer de piel que causa mayores muertes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan prestar atención a los cambios en la piel. “Un cambio en la piel es el signo más común de cáncer de piel. Estos cambios pueden ser una lesión nueva que le salió en la piel, una llaga que no cicatriza o un cambio en un lunar. No todos los cánceres de piel se ven iguales”.

Todas las personas pueden desarrollar cáncer de piel. Sin embargo, de acuerdo con Medline Plus, este tipo de cáncer es más frecuente en personas con las siguientes características:

  • Están expuestas mucho tiempo al sol o han sufrido quemaduras por el sol.
  • Tienen cabello, piel y ojos claros.
  • Tiene un familiar que ha tenido cáncer de piel.
  • Tienen más de 50 años.

Fuente: https://www.semana.com/

Solicita una cita